viernes, 9 de noviembre de 2007

Palabras magicas



A pedido de Inkel, un inquieto lector del blog, les cuento como se transforma un paraguitas chino de 9 pesos en una sombrilla translúcida de 250. El misterio radica en el mango curvo que delata sin ninguna duda cual fue el propósito original del objeto. Una vez que lo quitamos, jalando con fuerza hacia atras, o hacia abajo, o en la misma dirección del eje central pero en sentido opuesto a la punta del paraguas, digo, una vez extraido el mango ya casi no quedan resabios de su prosaico pasado. Sí es imprescindible, en términos de rigidez estructural, fortalecer la base del eje central que será la que soporte la presión del dispositivo para montar el paraguas en el trípode. Esto lo logramos introduciendo en los 8cm finales un lapiz en desuso, lo más ajustado posible al diámetro del eje tubular. Concluido este acto, el artefacto ya está en condiciones de ejercer su nueva y refinada función. Para evitar suspicacias, tambien podemos cercenar los cinco centímetros del eje central que sobrepasan a la blanca tela del paraguas una vez armado. Esto es más simple, solo se extirpa el pedazo con lo que tengamos a mano, es tan frágil el metal que más parece un derivado lácteo que una aleación ferrosa. Hemos así, con la contundente simpleza de un lapiz, convertido este frágil y débil paraguas en un útil y eficaz auxiliar de nuestra tarea, cual aquel niño que con su blanco delantal ingresa temeroso en el aula y acompañado por las sabias manos del maestro y con la sola ayuda del noble lapiz se iniciará en el mundo de las letras que lo transformaran así en aquel joven instruido y certero que forjará una vida de logros y cumplimientos. Quizá no sea necesario aclararlo, pero es obvio que se debe tratar con suavidad y delicadeza el artefacto. No olvidemos que ahora es un objeto que pertenece al misterioso universo de la luz.
Más fotos acá.

3 comentarios:

222 dijo...

Uh, suerte que lo explicaste. Yo había pensado en arrancarle a los tirones la manija al paraguas y después enchufarle un lápiz al agujero para que no se me abolle el caño...

GHC dijo...

Bueno, hay gente que necesita instrucciones más precisas...Ja,ja!

inkel dijo...

Uy, que honor!!! Ja, gracias!!! Ahora me falta comprarme el flash :P

Pero ya lo voy a probar!