martes, 10 de marzo de 2009

Desayuno simétrico







Lo que más me gusta del Nokia es su inofensiva apariencia, uno se puede parar en cualquier lado a robar una foto y, hasta que se incorpore al imaginario colectivo, nadie sospecha de tal cosa. Es casi como quedarte mirando y grabartelo en la cabeza. Esta curiosa geometría la vi desayunando en el Gran Hotel Nono. ¡Que lejos parecen las vacaciones!

2 comentarios:

Mario Caruso dijo...

¡Qué lindo es Nono!

¿Y? ¿Habrá cursos para periodistas?

Salute

PerroDinamita: dijo...

marineros en traslasierras!!!
jaja
increible que esas fotos salgan de un celu...

saludos!